noviembre 20, 2014 lola

¿Te endulzas adecuadamente?

Stevia sowie andere Süßungsmittel

En ocasiones, cuando nos disponemos a sustituir el azúcar blanco o los edulcorantes artificiales, como es el caso de la sacarina, por otras opciones más saludables, puede que no sepamos qué edulcorantes naturales existen en el mercado o cuál de ellos escoger.

Si bien es cierto que los endulzantes naturales contienen más calorías que los artificiales, también debemos saber que su consumo regular nos va a aportar beneficios nutricionales e interesantes propiedades medicinales, como veremos a continuación.

 

¿Por qué prescindir del azúcar refinado?

Conocido comúnmente como “azúcar de mesa” o “azúcar blanco”, el azúcar refinado es considerado como un alimento de “calorías vacías” pues, si lo comparamos con otro tipo de alimentos ricos en hidratos de carbono (como, por ejemplo, la fruta), en su composición existe una completa carencia de proteínas, vitaminas y minerales. Por tanto, aunque no es obligatorio prescindir por completo de este alimento, salvo prescripción médica, sí aconsejo no abusar del mismo, pues puede provocar una menor ingesta de otros alimentos más nutritivos y, por tanto, causar insuficiencias en el organismo, así como derivar en obesidad debido al aumento del contenido calórico de la dieta. No olvidemos que por cada cucharada sopera de 10 gramos de azúcar refinado estaremos aportando unas 40 calorías a nuestro organismo.

Sacarina…¿sí o no?

Como sabemos, se trata del edulcorante artificial más antiguo, pero su consumo no está exento de polémica, como ahora os contaré… La sacarina ha sido utilizada durante años para endulzar las bebidas y alimentos bajos en calorías, y ha sido consumida por las personas diabéticas durante décadas, ya que no altera los niveles de azúcar en el torrente sanguíneo. Sin embargo, la polémica sobre lo apropiado o no de su consumo se debe a un estudio realizado en Canadá en el año 1977, que puso de manifiesto la existencia de tumores en la vejiga de ratas estudiadas. No obstante, ninguno los múltiples estudios que se han realizado con posterioridad ha podido constatar que exista una relación directa entre el consumo de esta sustancia y la incidencia de cánceres en el ser humano. A pesar de ello, si os soy sincera, prefiero aconsejaros que optéis por el endulzante natural que más os guste, aunque su aporte calórico sea mayor.

¿El azúcar moreno es aconsejable?

El azúcar moreno o integral, aunque también se obtiene de la caña de azúcar, se presenta como una opción más saludable para endulzar tus bebidas y postres, ya que no sufre ningún proceso de refinado y, por tanto, ha de conservar intactos todos sus nutrientes. Reconoceremos un azúcar integral de caña de buena calidad si presenta una textura pegajosa, ya que es el principal indicador de que no ha sido refinado. Aunque una cucharada sopera de este azúcar nos aporta en torno a unas 37 calorías, el azúcar moreno contiene, además, vitaminas del grupo B, minerales como el potasio, el calcio, el sodio y el magnesio y, cómo no, un agradabilísimo sabor a regaliz.

¿Puedo endulzar con miel?

Por supuesto! Muchos y ampliamente conocidos son los beneficios que aporta la miel a nuestro organismo. Además de endulzar, la miel natural es rica en hidratos de carbono (fructosa, glucosa, sacarosa, maltosa,…). Presenta asimismo vitaminas del grupo B, vitamina C, D y E, así como minerales como el calcio, el cobre, el hierro, el magnesio, el manganeso, el zinc, el fósforo y el potasio. Por otro lado, es una importante fuente de antioxidantes (flavonoides y fenólicos), y están presentes en ella los 8 aminoácidos esenciales, es decir, aquellos que el cuerpo humano no puede producir por sí solo.

Una cucharada de miel natural nos aporta alrededor de 33 calorías, pero hay que tener presente que tomar pequeñas cantidades de este maravilloso manjar puede ayudarnos a regular los niveles de azúcar en sangre, así como a reducir el estrés metabólico y a promover la recuperación del sueño.

 ¿Conoces el sirope de Agave?

Se trata de un endulzante natural, obtenido de una especie de cactus originario de México. Gracias a que presenta un bajo índice glucémico (término del que hablaremos detenidamente en otro artículo), el sirope de Agave resulta una opción ideal para personas diabéticas, ya que su consumo no provoca picos altos o subidas drásticas de glucosa en sangre. Si algo lo caracteriza es, sin duda alguna, su potente poder endulzante, motivo por cual vamos necesitar una menor cantidad del mismo para endulzar nuestras bebidas y postres. Unos 10 gramos de sirope de Agave nos aportan alrededor de 34 calorías.

Las melazas

Son edulcorantes naturales que se extraen de cereales como el arroz, la cebada o el maíz, entre otros, así como de frutas y bayas a través de un proceso de fermentación. Suelen ser muy suaves y muy adecuadas para personas con insuficiente fuerza digestiva (ancianos, enfermos, bebés,…) gracias a su alto contenido en enzimas digestivas. Sin duda, son más saludables que cualquier edulcorante artificial, pero hay que tener especial cuidado en personas diabéticas, ya que las melazas elevan el nivel de glucosa en sangre del mismo modo que lo hace el azúcar. E igualmente, hay que prestar atención en el caso de personas celíacas, pues únicamente podrán tomar los siropes de arroz y maíz que no contengan en su composición trazas de otros cereales con gluten.

Prueba la Stevia!!!

Este maravilloso endulzante natural se obtiene a partir de un arbusto originario de Paraguay y Brasil, la Stevia rebaudiana, y sus hojas son 30 veces más dulces que el azúcar. De hecho, es en sus hojas donde residen sus propiedades terapéuticas. La Stevia es ideal para aquellas personas en las que, por ser diabéticas o por cualquier otro motivo, el azúcar está contraindicado, pues el consumo habitual de esta planta contribuye a regular los niveles de glucosa en sangre. De hecho, ejerce una acción hipoglucémica en personas que padecen diabetes tipo 2 (no dependientes de insulina).

Además, se trata de un endulzante totalmente acalórico (aporta cero calorías a nuestra dieta), hecho que hace que sea muy recomendable en tratamientos de pérdida de peso, así como cuando es necesario seguir dietas de adelgazamiento durante un tiempo prolongado. De hecho, si consumimos Stevia de modo regular, nos ayudará a reducir la ansiedad por la comida y a disminuir la apetencia de tomar dulces y grasas.

La Stevia es, igualmente, beneficiosa para personas hipertensas, pues ejerce un suave efecto hipotensor y cardiotónico: regula la tensión y los latidos del corazón. Es, también, un antioxidante excepcional (en torno a 7 veces más potente que el té verde), así como un diurético suave, que ayuda a reducir los niveles de ácido úrico.

Como edulcorante, la puedes encontrar como hoja seca en polvo o en forma de líquido blanco traslúcido. La opción más saludable, aunque más cara, es poder consumirla (ya sea en polvo o líquida) procedente de cultivo biológico, pues así nos aseguraremos de que durante el proceso de elaboración no han sido añadidos ingredientes artificiales o azúcares enmascarados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies