noviembre 19, 2017 lola

¿Puedo comer pan?

Esta es una pregunta bastante habitual entre las personas que quieren mejorar su forma de alimentarse y gozar de una mayor calidad de vida.

El pan se puede y se debe incluir en nuestra dieta. Es fundamental que empecemos el día con un adecuado aporte de hidratos de carbono de lenta absorción, ya que será parte de la energía que vamos a necesitar para afrontar la actividad diaria.

¿Qué tipo de pan es el más aconsejable?

Para poder disfrutar con tranquilidad del olor y sabor tan maravilloso que desprende este alimento cuando lo tostamos a la hora del desayuno, es importante saber que no nos sirve cualquier pan. Existen múltiples variedades actualmente en el mercado, pero mi consejo es que compréis y comáis aquel pan cuya elaboración haya sido lo más natural y artesanal posible. Aditivos, conservantes, potenciadores del sabor, azúcares, sémolas, emulgentes y todas aquellas palabras que no entendáis del listado que indica su composición, no han de tener un hueco en vuestra despensa.

Opta por el pan de origen ecológico y, si es posible, 100% de grano integral. De espelta, de quinoa, avena, centeno e, incluso, de trigo, pero biológicos. Los panes elaborados con el menor número de ingredientes: harina integral, agua, sal y masa madre, son deliciosos para el paladar y maravillosos para el bienestar de nuestro organismo.

Pan de centeno con semillas de elaboración artesanal. Fotolia.

Existen muchas panaderías y tiendas ecológicas online, donde se pueden realizar pedidos y el producto llega en buen estado de conservación. Mi recomendación es que probéis distintas especialidades hasta encontrar la que mejor se adapte a vuestros gustos y preferencias. Además, lo podéis congelar en el momento de la compra e ir descongelando a medida que lo vayáis consumiendo.

¿Cuánto pan debemos tomar?

Es difícil ofrecer una pauta concreta y general para todos, pues cada cual presenta unos requerimientos nutricionales distintos y específicos. Como orientación, puedo deciros que en torno a unos 80 gramos (dos rebanadas finitas) es una cantidad idónea para la mujer, y para el hombre como mínimo los 100 gramos.

 

Elabora desayunos equilibrados de este modo:

  • Cuando tomamos el pan tostado, nuestro organismo agradece ese alimento caliente y resulta más reconfortante.
  • El aceite de oliva virgen extra, sin excedernos, siempre es la opción más saludable para acompañar nuestras tostadas.
  • Añade tomate rallado si te gusta. Otorgarás sabor y textura a tu paladar.
  • Puedes acompañar con un poco de jamón serrano o dulce, fiambre de pavo o pollo, salmón,… pero siempre las versiones más naturales que puedas encontrar en el mercado.
  • Puedes untar queso blanco bajo en grasa, mermelada (sin azúcares añadidos) de tu sabor preferido, miel e, incluso, algún día date un capricho incorporando una cucharadita de mantequilla de cacahuete ecológica.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies