octubre 26, 2016 lola

No comas menos, come más y mejor

Balanced diet, healthy food concept on wooden board.

 

Alcanzar un peso saludable no es una tarea sencilla. Hemos de esforzarnos si queremos mantenerlo durante toda la vida. Hacer dieta, en términos de reeducación alimentaria, no significa someterse a un régimen estricto de calorías, sino todo lo contrario. Cuando una persona, ya sea por salud o por necesidad de sentirse más a gusto consigo misma, opta por mejorar su alimentación ha de saber que perder peso no significa comer menos, pues eso iría en contra, precisamente, de lo que se pretende: acelerar nuestro metabolismo.

Pero…qué es el metabolismo y cómo se acelera?

Los seres vivos realizamos muchas funciones al cabo del día: pensar, caminar, leer, cantar, descansar,… Pues bien, para llevarlas a cabo, nuestras células requieren que se den determinados procesos químicos en el organismo. Eso es el metabolismo. Transformar los nutrientes que obtenemos de los alimentos en energía es una de las principales funciones del metabolismo y, según cómo lo hagamos (de forma rápida o lenta), perderemos o ganaremos peso más fácilmente.

Aunque tener un metabolismo más o menos rápido depende en gran medida de la genética de cada persona, existen ciertas pautas que nos pueden ayudar a acelerarlo, a quemar más calorías y, por tanto, a favorecer la pérdida de peso.

1. Tener buena musculatura. Es importante desarrollar nuestros músculos: cuanto mejor sea nuestro tono muscular más calorías quemaremos, incluso mientras realizamos actividades cotidianas como caminar, estudiar o ver la televisión.

2. Comer 5 veces al día. Si estamos mucho tiempo sin comer nuestros niveles de azúcar en sangre disminuyen y hacen que nuestro metabolismo se ralentice. Es importante hacer 3 comidas principales y 2 snacks (a media mañana y media tarde), de este modo llegaremos a la hora de la comida y de la cena con menos ansiedad. Lo ideal (para los snacks) sería optar por un puñadito de frutos secos al natural, unas bayas de Goji, una pieza de fruta (a media mañana) o algún lácteo desnatado.

3. Consumir proteínas suficientes. Cuando ingerimos hidratos de carbono en exceso (pan, pasta, arroz,…) estos se almacenan directamente como grasas en nuestro organismo. Sin embargo, el exceso de proteínas ayuda en la formación de nuestros músculos. Consigue que tu dieta siempre tenga una cantidad adecuada de carne, pescado, huevos, lácteos, frutos secos y proteínas de origen vegetal como las legumbres y el tofu (queso de soja).

4. Toma café o té verde. Ambos pueden ayudar a acelerar nuestro metabolismo y, por tanto, a quemar grasa acumulada.

5. Añade un poco de picante a tus comidas. Emplear alimentos picantes como guindilla o curry en tus elaboraciones puede favorecer que la actividad metabólica aumente hasta un 20 por ciento. Durante la media hora que se mantiene, el cuerpo estará quemando grasas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies